martes, 23 de diciembre de 2008

Larry, Jeff, micropenes y vaginas gigantes


Jeff Garlin y Larry David: así se descojonan los grandes

Como el mundo de los ricachones de Los Ángeles es un pañuelo, y allí, como en todos sitios pero un poco más, abundan los líos de faldas y los bocazas, una chica enfermera comete la torpeza de presentarse a Larry David revelándole que tuvo un rollo con su amigo y representante Jeff, y que le dejó, principalmente, porque la tenía muy pequeña.

Por supuesto, tiempo le falta a Larry para largarle la confidencia a su buddy Jeff.

"La chica me dijo que tú...Ya sabes..." Larry hace el clásico gesto con los dedos índice y pulgar.

"¿Cómo?", replica el gigantón. "No, de eso nada. Más bien...". Y expande sus enormes manos haciendo la forma de una copa, o copón.

"¿Qué?"

Jeff y su educación exquisita, de millonario respetable. "Pues...Que lo que sucede es que ella tiene una vagina gigante, enorme. Inabarcable. Dime, ¿qué puedes hacer con eso? ¿No te parece que deben existir tantos micropenes como vaginas enormes? ¿Acaso no existirán las mismas posibilidades biológicas para una cosa y la otra? Entonces, ¿por qué sólo se habla de los micropenes? ¿Qué hay de esas vaginas enormes que van circulando por ahí y que cualquier mal día te puedes encontrar? ¿No es terriblemente injusto?"

(Aquí me acordé de aquellos coños como bolsas de plástico de los que hablaba el marrano de Bukowski en Mujeres).

"Tienes razón, Jeff. Es una verdadera injusticia.", concluye Larry.

Adivinen qué pasa cuando Larry se vuelve a encontrar con la dichosa enfermera, y dónde acaba el móvil del sociópata creador de Seinfield.

Larry David es un genio, el reverso tenebroso de Woody Allen. Y muy pronto los veremos a ambos en acción en las mejores salas.

Voy contando los meses, días, horas, minutos y segundos que quedan para tamaño acontecimiento.

sábado, 20 de diciembre de 2008

Sookie Sookie

Sookie Stackhouse es la protagonista de la serie True Blood. Sookie Stackhouse es Anna Paquin. Sookie Stackhouse es el personaje más brutalmente sexy que ha aparecido jamás en la puta historia de la TV. He dicho.


Don't you love her madly

En una población incrustada en lo más profundo del sur de los Estados Unidos, en un mundo en el que los vampiros están reclamando abandonar la clandestinidad y disfrutar de los mismos derechos que los humanos, de cuya sangre ya no necesitan alimentarse gracias a la aparición de un refresco de sangre sintética, vive Sookie Stackhouse, con su entrañable abuelita y el maromazo pichabrava de su hermano Jason, y trabajando en la taberna del pueblo. Sookie es la dulzura personificada, y conocerla es amarla (que le pregunten a su pobre jefe). Sookie, tierna huerfanita, es inevitablemente cruel con los hombres, debido a lo inalcanzable de sus gracias. Sookie es una chica de hoy, solidaria y concienciada, y a la mínima provocación responde con esos discursitos de manual sobre los derechos de las minorías. Sookie duerme con un camisón blanco, y algunas noches se toca por debajo de él, cuando al pensar en Bill, el gentil vampiro del pueblo, y el miedo que éste le da, provoca que su dulce coñito haga chup chup chup; pero si su gato le pilla en el acto de autosatisfacción, ya se sabe, esa vergüencita le corta el rollo y lo deja estar.

Pero, un momento.


Hay que ver, tía, con lo monísima que eres y sólo te molan los malotes...

Sookie tiene un problema. Escucha los pensamentos de la gente, y todo el mundo lo sabe; ella no es de las que guardan secretos, tal vez porque conoce los de todos los demás. Vive en un esfuerzo permanente por no escuchar, pero aún así, al atender a los clentes, casi siempre detecta qué deseos rampantes y desbocados despierta en ellos, qué cosas le harían y en qué posturas le pondrían. Y claro, eso con Bill, el vampiro atormentado del pueblo, no le pasa. Y eso se debe a que Bill está muerto.


Aquí debería colgar un PDF (Pie De Foto) pero no se me ocurre nada que no se le pueda ocurrir a cualquier gañanazo del montón.

He visto los tres primeros capítulos de la nueva serie de Alan Ball, el creador de Six Feet Under, y, la verdad, no salgo de mi asombro. No sé, la campaña promocional de la serie me olía a macropijada del 15, y no digo que algo de eso no haya, pero viendo la serie detecto un potente sabor a un nuevo masterwork de otro Alan, el que se apellida Moore, y eso es el mayor halago que soy capaz de articular para una serie de TV, o el mayor halago que me puedo permitir sobre cualquier cosa en general. Porque, al menos por ahora, da la impresión de que en True Blood han pulsado con maestría las teclas correctas sobre sexo y terror, vídeos porno colgados en la red, gente que folla mucho y gente que no folla nada, familias destructivas y verdaderos conflictos sobre eso que llamamos tolerancia con lo diferente, y que siempre supimos que en el fondo no es tan sencillo como nos quieren hacer creer...Molón, un producto extremadamente molón en resumen, y que juega permanentemente al desconcierto con el espectador. Porque, y aquí está la cuidada guinda del pastel (preparado a base de íntimos fluidos humanos): después de tres capítulos, parafraseando a Bob Dylan, algo está pasando aquí pero no sabes el qué.

Salvo que Sookie quema las pantallas, eso sí que lo sé, demasiado bien.

jueves, 18 de diciembre de 2008

Premio Juanakin D'Or al Mejor Concierto '08

Esta primera edición del galardón viajará hasta Italia, y será entregado en una solitaria villa en las faldas del Etna a un afable señor de cierta edad y con gafas al que previamente avisaremos de nuestra visita para no interrumpir alguna de sus profundas disquisiciones sobre la filosofía sufí.

This award goes to:



Por un inolvidable concierto en plena primavera lluviosa. Y por aquella versión de Ruby Tuesday:

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Live at The Matrix '67



La última vez que me compré un disco de los Doors era tan joven que ni me acuerdo. Después de tantos años, ayer volvieron gozosamente a mi casa con este directo que descubrí gracias a un artículo de Diego A. Manrique: Solos ante la indiferencia.

sábado, 13 de diciembre de 2008

Los Bogdanovich


"Soy un artisssta, ¿que no?"

Peter Bogdanovich no fumaba ni bebía, ni siquiera en los años de máximo apogeo del Nuevo Hollywood de los años 70; en cambio, él y su esposa Polly Platt, se alimentaban exclusivamente de criminales piruletas llamadas Fudgsicles y bebía litros de ginger ale al día. Como consecuencia de tan singular dieta, el cineasta sufrió una terrible úlcera sangrante que a punto estuvo de mandarlo al otro barrio cuando todavía no se había ni planteado escribir y dirigir una maravilla como La última película. Y yo lo que no entiendo es lo siguiente: si era capaz de pasar de los vicios artísiticos por excelencia, ¿cómo podía a fin de cuentas maltratarse el organismo de esa manera?



El momentazo de "La última película"

Si existe una respuesta a esta pregunta, me temo que debemos recurrir a la menos interesante y más tópica de todas: la culpa es de los padres. Veamos si no lo que cuenta sobre su viejo el incisivo periodista y enorme escritor Peter Biskind en su magno, bíblico, y alucinante Moteros tranquilos, toros salvajes (Easy riders, ragging bulls):

"Los Bogdanovich eran una familia de verdaderos excéntricos. Borislav [su padre] empezó a pintar y cubrió con lúgubres lienzos las paredes de su oscuro y cavernoso apartamento de Riverside Drive (...). Como le gustaban los colores de la fruta podrida, las habitaciones estaban llenas de peras y naranjas mohosas que él utilizaba para sus bodegones. Su dormitorio lo había pintado de rojo; siempre usaba pijama para trabajar, y un sombrero con la corona cortada por la que le sobresalía el pelo tieso; parecía un personaje de dibujos animados. Muy sensible en todo lo tocante a su pelo, no dejó que Herma [su esposa] se lo tocara, jamás, en todos los años que duró su matrimonio, no siquiera cuando hacían el amor. Él mismo se lo cortaba y guardaba los mechones en el cajón inferior de la cómoda."

De tal palo, tal rayado. Y no creo que sea éste ni el momento ni el lugar para ponernos a viviseccionar lo que fue la vida sentimental de Peter Bogdanovich, de aúpa: cómo no pudo reprimirse y empezó a follarse durante el rodaje de The Last Picture Show a la joven diosa Cibyll Shepard delante de los morros de la pobre Polly, para que unos años después la inolvidable prota de Luz de luna le cambiase sin piedad por un vulgar mecánico (así es la vida de los culturetas), y cómo más tarde el bueno de Peter volvería a levantar cabeza y otras cosas gracias a una playmate veinteañera y borderliner a la que en un macabro rapto de celos su ex novio asesinó, violó post mortem y después descuartizó...

Señor Bogdanovich, es usted un caso.

jueves, 11 de diciembre de 2008

Some girls

Hola, mangurrianes.

Estoy fatal de lo mío, musicalmente hablando. Necesito aire fresco y nada me llama la atención últimamente. Algo como el primer disco de los Right Ons del año pasado ya estaría bastante bien. Un producto fresco y de temporada, en resumen.

Cuando atravieso épocas así, siempre acabo tirando de los clásicos; y sé que la cosa es grave cuando, dentro de los clásicos, me paso días escuchando discos como el Soft Parade de los Doors o el Sally can't dance de papá Lou o el Low de Bowie: esos elepés que generalmente van de bulto dentro de sus discografías pero que tampoco pertenecen del todo a las etapas de extravío y descoloque de los autores cuando deciden dejar las drogas o aparentar que las han dejado o, lo que es lo mismo, cuando atravesaban el desierto de los ochenta. Uno de esos discos a los que me refiero es el Some Girls de los Rolling Stones.



Si se sube el listón de la exigencia, aunque sólo sea por ganas de hacer la puñeta un poco, el Some girls es un disco más gris que otra cosa, comparado con el panorama general de la banda. Por muy dignos que salgan al calzarse la fórmula discotequera imperante en la época –estamos en 1978- gracias a Miss you, y por muchos grititos a la manera “sigo siendo un salvaje” que se pegue el ya por entonces semi-amojamado Mick, el sonido que desprenden los surcos del Some girls revela ya cierta frialdad y automatismo. Pero yo le tengo bastante cariño: me parece que invita, conscientemente o no, a una especie de cura de escepticismo, de pase usted a vacunarse por su bien y el de quienes le rodean.

El mejor ejemplo es mi tema favorito del Some Girls: Beast of burden o cómo por muy rollingstone que llegues a ser en la vida, también te alcanzará el momento en que le tendrás que pedir porfavor-porfavor-porfavor echarle un polvo…¡a tu propia chati! Dicen que la letra procede de la crisis total que por aquel tiempo pasaba Keith con Anita Pallenberg, y por mucho que el hombre se explicara avisando, como si hiciera falta, de las muchas pretty girls que van rondando libres y fresquitas por ahí, me huelo que el desenlace de la historia es que la Pallenberg le acabase mandando a cagar a la playa de todas formas, inmunizada ante las canciones que su ejemplar marido le dedicase todavía. Todo lo bueno se acaba, incluido el jaco, aunque sospecho que en aquellos días la ex modelo vikinga no se acababa de hacer a la idea de esto último.

Pero la cuestión es que esta peli ya la he visto, me estoy poniendo nervioso y necesito algo nuevo, doctor. Y la mula no me va desde hace tiempo y allá afuera deben haber colgado ya las luces de esta putísima navidad que me espera, y no me atrevo a sumergirme en semejante Vietnam…

martes, 9 de diciembre de 2008

La maldición del bacalao encebollao (autopsia conversacional)

ÉL (yo): Nunca me has contado ninguna historia sobre tíos haciendo el ridículo por ti. Debes tener toda una antología...

ELLA: No flipes, no es para tanto. (Inevitable resorte de modestia)

ÉL (yo otra vez): Ya. Seguro.

ELLA (sonríe, parece sentirse cómoda): Bueno, este verano hubo un chico que conocí en una playa y, en fin, no estaba mal...Tonteamos un poquito, me parecía mono y eso. Estábamos a mediodía tumbados en la arena él, una amiga mía y yo. Y entonces, de pronto, coge el tipo y suelta: "¿Por qué no venís a comer a mi chalet? Mi madre va a hacer hoy bacalao encebollao". Y en ese momento, no sé, por cómo lo dijo eso del ba-ca-lao encebo-llao, uf, se me fue la líbido a China. Me cortó el rollo totalmente.

ÉL (risa solidaria, risa de consuelo cruel): ¿Y cómo acabó la cosa?

ELLA: Pues ahí mismo. Ni siquiera fui a su casa a comer el bacalao encebollao.

Escalofrío en la noche: el tipo tenía posibilidades, seguro que más de las que podía calcular. Y al segundo siguiente se le nubla el entendimiento y expulsa por la boca un bacalao encebollao casero, tócate los cojones Mariloles. Y a partir de ahí, kaputt. Eliminado. ¡Si-guien-te! Tenemos tu teléfono, ya te llamaremos nosotros si eso. Gracias por participar. Un verano de mierda, sin copas de yate y condenado sin piedad a hacer de oyente en las historias de los amigos. Esperemos que al menos aquella tarde no tuviera una digestión pesada, porque, desde luego, le salió caro el puto bacalao encebollao al muy gilipollas.

viernes, 5 de diciembre de 2008

Acenda o farol- Tim Maia

Vamos, chicos, todos juntos!!: ¡TIM MAIAAAAA!

Paquete de artistas



Andy Warhol, ¿tenía pilila? A mí me suena que no...

Vía Inner, El Pendejo.

miércoles, 3 de diciembre de 2008

Lucid Dreams- Franz Ferdinand


Pues nada, aquí...molando

La prensa musical les llama Los Archiduques, y no está nada mal traído el término: lo dice su nombre, vaya, y además, y no deja de ser curioso, estaba libre. No entiendo cómo se le pudo escapar a Bowie, menuda rabia le tiene que dar.

Una mañana resacosa hasta el extremo en el aeropuerto de Gatwick, en la primavera de 2004. Después de cinco días en Londres en los que tuvimos tiempo para todo, desde impresionar a una extranjera hasta de perder una zapatilla e incluso una novia, esperábamos la llamada a embarque cuando en las pantallas pusieron el clip de "The dark of the matinee". Lo flipamos mucho, y eso que nuestras mentes no podían estar ya más obtusas. Lo primero que hicimos al volver a nuestra realidad habitual fue acercarnos a la Fnac y aprovechar la poca pasta que nos había sobrado para pillarnos un cd entonces olvidado en un rincón de la estantería.

Y seguimos flipándolo.

Observando la trayectoria meteórica y la imparable popularidad de Franz Ferdinand, es probable que asistamos a un ejemplo sintomático sobre qué significa eso de morir de éxito.

Su segundo disco no estaba mal, pero duró poco en mi equipo hi-fi. Ahora llega, como se dice siempre en estos casos, el esperadísimo tercer disco y, qué queréis que os diga...

¿Que me la deja fría? No, un poco de finura, por favor...Bueno, que huele demasiado a más de lo mismo.

Como diría el maestro Fríker Jiménez, juzguen ustedes.

lunes, 1 de diciembre de 2008

Vientos en contra, vientos a favor

Contaba la otra noche mi amigo Antonio, aragonés, que a los zaragozanos se les llama "chepudos" debido a su problemática relación con el viento. Cuando el Cierzo fuerte y seco, frío y violento, sopla con ganas en Zaragoza, muchos días al año según parece, la gente no tiene más remedio que caminar empleando una energía extra para superar a ese antipático elemento primigenio de la naturaleza. Para ello, lo natural es adoptar una postura rígida, con las manos hundidas en los bolsillos del abrigo o del pantalón, y el tronco arqueado hacia adelante, con la cabeza haciendo de ariete para abrir el paso ante un adverso poder invisible.

Esta mañana he arrancado del calendario la hoja del mes de noviembre de 2008, y la he tirado a la basura en vez de guardármela para hacerme infusiones de recuerdos con ella. Son malas, son lo peor de lo peor, pero joder, qué fuerza tienen, qué extraña atracción la del dolor. Ya ha pasado a la historia el mes en que pude ver y hablar con mi madre por última vez, el momento en que siento que me ha vuelto a parir de un modo inverso, porque ya no cuento con la clase de ayuda y el apoyo incondicional, aunque no por eso siempre positivo, que sólo es capaz de proporcionar una madre. La puerta por la que entré al mundo ha dejado de existir y a partir de ahora es mucho más obvio que la única ruta posible es hacia adelante, hacia el misterio del futuro, y a mi espalda, entre el vacío y yo, ya no hay nada.

La otra noche recorrí a solas buena parte del camino a casa, donde no iba a encontrar a nadie. Al pasar junto al escaprate de una tienda de ropa cerrada a esas horas, me giré y me vi reflejado en el cristal. Hacía mucho frío pero casi nada de viento, y fue una sorpresa descubrir que iba caminando en la misma postura que, según mi amigo Antonio me había explicado un rato antes, adoptan los maños en los días de Cierzo intenso. Me salió de forma natural, no iba tan incómodo; pensé que no era en absoluto una novedad para mí, que no soy chepudo pero sí insufriblemente cabezón, tanto que los vientos a favor, en algunos sentidos, no me han durado nunca demasiado. No hay por qué preocuparse mientras no pierda la costumbre de seguir caminando siempre hacia adelante y no volver la vista atrás antes de tiempo para no acabar convertido en una estatua de sal, de lágrimas saladas. Así de sencillo es... o así me lo parece.

Mi amigo Antonio es físico profesional, historiador amateur y una eminencia mundial en el cine de acción, a nivel enciclopédico. Y sus pocos ratos libres los dedica a propagar el siguiente descubrimiento impactante: Desaparecido en combate 2 es la primera película en la que se emplea un uso masivo del lanzallamas.

Avisados estáis.

jueves, 27 de noviembre de 2008

Ha sucedido cerca de mi casa

Esto pasó ayer, y cerca de mi casa, no; justo al lado.

Aprovecho para aclarar que el "vecino" no era yo, a pesar de mi fama de reptil del Santa Cruz Blues Bar.

lunes, 24 de noviembre de 2008

Probablemente, nada



Curiosamente, creo que estoy enlazando la mayor cantidad de noches dormidas de tirón desde que me hice adulto. Mi despertar en slow-motion sigue aquí: primero me pregunto qué hora será, pero me tomo mi tiempo en comprobarlo; una mano viaja para comprobrar el sanísimo peso y consistencia de mi amigo allá abajo; me giro y con un ojo entreabierto trato de adivinar qué hora marca la poca luz que atraviesa las rendijas de mi ventana (el móvil está a mi lado, pero es el objeto menos poético de la historia); y entonces siento que algo muy importante ha pasado, algo doloroso, que me ha cambiado la vida, que va a cambiarme a mí. Son las 8 A.M. y empieza otro de los primeros días de mi existencia después de mi madre.

Aunque no quieras, piensas tanto en ello que siempre hay un rato al día en que te preguntas cómo le estará yendo en El Otro Lado. La imaginas sana, fuerte y joven, y más guerrera que nunca, así que no me extrañaría que se dedique a ajustar cuentas con gente que haya influenciado a sus queridos hijos: habrá preguntado por Jim Morrison y le estará metiendo una bronca de espanto. Pobre Jim.

Por muy avisados que estemos, el efecto de la pérdida de un ser querido, un habitante de la primerísima línea de tu vida, desde luego, es imprevisible. Detalles ordinarios en los que no voy a entrar lo demuestran. Y en tu interior has aparcado cientos de intereses que antes te movilizaban, y no sabes cuándo volverán, ni en qué estado de conservación.

Afortunadamente, la mayor parte del tiempo la ocupas fuera de la ensoñación y te dedicas a asimilar que donde está ahora, en el destino final de todos nosotros, es igual a nada. Ni siquera creo que haya luces al final del túnel: eso lo cuenta gente con muy buena intención, con ganas de sofisticar un poco el consuelo y de darle un susto al miedo, pero no: por mucho que lo expliquen y su narración coincida con la de otros, aquello que sintieron a las puertas de la muerte es una experiencia que en sus cabezas se ha ordenado después, con la limitada ayuda de las palabras que, en general, prácticamente sólo sirven para mentir.

En el UK los ateos se están movilizando de una forma civilizada y sin necesidad de agredir ni siquiera intelectualmente a quienes hayan llegado a conclusiones distintas. Probablemente (probablemente) no haya nada, y si alguna radiante luz nos espera en algún lugar, probablemente (probablemente) esté por aquí cerca y sirva para ayudarnos a todos. Y bueno, tampoco veo por qué obligar a los demás a que lo piensen así, allá ellos, y sus creencias me parecerán muy bien siempre que nos dejen vivir en paz. Porque la paz es una de las mejores cosas que hay en la vida y, probablemente, también lo mejor en la muerte.

martes, 18 de noviembre de 2008

Pezón Rojo (Y Ligeramente Irritado)

Y a todo esto, me entero de que los chicos de Pezón Rojo están empezando a petarlo con fuerza, y sin dolor.

Digo los chicos porque son más de uno, aunque yo sólo conozco así un poco de vista al front man de la banda...Vaya...¿cómo demonios se llamaba...?

Contraindicado para amantes de los versos de Rubén Darío. Por ejemplo.

lunes, 17 de noviembre de 2008

En proceso

Se puede estar triste y no perder el sentido del humor. Todo consiste en encontrarle un acomodo a la tristeza en tu mente.

Ha pasado ya la primera semana desde el día en que murió mi madre. No sé por qué, pero los últimos días de su vida fueron nublados y lluviosos; en cambio, durante esta semana, el sol ha dormido todos los días en su cama. Siempre me acordaré de lo primero que vi justo después de confirmase la noticia de su muerte: desde la ventana del céntrico séptimo piso en el que estaba, contemplé un espléndido amanecer.

Vivamos tristes, pero vivamos. Me ilusiona pensar que ése fue el recado implícito en el momento crucial en que llamaron para confirmar que mi madre había muerto mientras las ventanas incitaban a disfrutar de un amanecer limpio, brillante. Acomodar a la tristeza tampoco es lo más difícil del mundo, en serio. Hay que procurar abandonar el vicio de preguntarse si ha pasado lo que ha pasado, si ha ocurrido hace cinco minutos y todavía estoy enjaulado en el tanatorio o si han pasado ya cuarenta años desde el día fatídico. Una vez has superado eso, ya te queda menos para poder funcionar con normalidad, sólo que bastante triste en el fondo.

Es un peso suave en los ojos y en el pecho. Lo único que pide es que lo aceptes, nada más. También tiene su nobleza, porque desde el principio te avisa de que no busques consuelo donde no lo hay. Viene armado, y es mejor respetarlo. Sé que duerme con la culpa y la rabia debajo de la almohada, sé que están aquí y hay que mantenerlas a raya.

Hoy ya he podido leer el periódico casi a mi ritmo habitual, sin atascarme en los titulares. Me he cruzado con el practicante que atendía a mi madre, un señor que todos los días saluda a todo el mundo, pero le he evitado para no tener que darle la noticia y hablar del tema. Supongo que ya lo sabrá, y de verdad, no me apetece nada explicarle cómo van las cosas. Ahora me daré una ducha, después bajaré al banco, me dedicaré a organizarme la semana y hacer tareas urgentes del hogar. Tengo que ponerme ya a cambiar las cosas de sitio. Voy a hacerme una comida de ésas de supervivencia, descartando el placer, pero podré hacerlo escuchando música al volumen correcto. En eso consiste el proceso de acomodar la tristeza en la mente: se puede vivir con ella, y los buenos ratos nadie los ha prohibido.

El vídeo de hoy está sacado de la película de Martin Scorsese "El último vals". Neil Young interpreta "Helpless", una canción de las que hacen compañía.



Y mientras tanto espero que llegue el momento en que me vuelva apetecer escuchar a los Beastie Boys. Será otra escala más dentro del proceso, sencillamente.

jueves, 13 de noviembre de 2008

Purificados



Empecé diciéndolo en el kiosko.

Las lápidas del cementerio, como siempre, estimulaban al enfermizo yonki de la rechufla que soy. Gato Herrero, Mas Debar, sólo me acuerdo de estos, aunque me parece que casi cada nombre contenía un chiste. Me iban saliendo ellos solos en la mente, pero tropezaban con algo y nunca llegaban a ningún sitio.

La vecina vieja que peor me cae me ha pedido por favor que cuente con ella si necesito compañía. Empezaba a contarme un caso parecido que ella recordaba y he tenido que mandarla a la mierda con un guante blanco, de ésos de funerarios.

Una tele enorme que está a dos metros de mí suena a lo lejos.

¿Al final se aclaró con éste móvil?

La cajera Yeni de polígono pone cara de “éste ha llorado”, pero nadie dice nada.

Plegando las sábanas, aún me quedo con las ganas de meterme debajo y saltar, como cuando era verano y era niño y ella y mi abuela hacían esta tarea que por sus aires ceremoniales me trastornaba de repente. Las sábanas estaban frescas, limpias y perfumadas y al ponerme a saltar debajo de ellas, y tocarlas con las puntas de los dedos, me parecía estar tocando el cielo. Afuera se escuchaban coros de risas de mujeres y todo estaba en su sitio y todo estaba bien, así que tampoco me parece tan descabellado eso del cielo.

No recuerdo si acabo de fumarme un cigarro.

La primera canción que me he atrevido a poner en esta segunda parte de mi vida ha sido “Cry Baby”, así que tranquilos: se confirma que seguiré igual de tonto del haba que en la primera.

¿Cómo decirlo? El paseo de salida del cementerio acompañado por Amparo y Patricia, que no dejaban de sonreírme, se quedará seguro como uno de los más hermosos (¿quiero decir “hermosos”?) de toda mi vida.

Mi post anterior me da muy mal rollo. Además, la última cosa intrascendente y sin importancia que le dije fue que había ganado el negrito.

Una amplia planta baja con lápidas en las paredes y al fondo, detrás del mostrador, otra bakala. “Lápidas con bakala al fondo”, me parece un buen título para lo que sea.

Ya nunca tomaré ninguna decisión basada en ahorrarme una bronca suya.

Primero parece no tanto, después demasiado, después otra vez no tanto.

“¿Qué opinas? ¿A cuántas perrillas se les abrirá el coño de par en par después de verme esta noche? ¿50? ¿200 guarras? ¿Podrán creer que un tipo como yo exista y les hable precisamente a ellas?” El escándalo consiguiente no me falló ni una puñetera vez. “¡¡Cerdomarranogorrino¿cómoesposible?!! ¡Maleducao! ¡Creído!” Antes de cerrar la puerta y marcharme todavía la podía escuchar descojonada perdida, a punto de contárselo a la primera amiga que le llamase. ¿Les diría que su hijo era un maleducao? No lo había pensado hasta ahora…Tiene su miga, eso…

Si me viera comiendo mandarinas sin parar le daba algo.

Me entero ahora de que la muy pillastra tenía una cuenta secreta a medias con su mejor amiga y exclusivamente para gastar en El Corte Inglés.

Pienso que me da menos miedo todavía la muerte y, en cambio, mucho más aún el sufrimiento.

Durante los próximos días sé que me va a costar ponerme de acuerdo sobre qué lado de la muerte es peor: éste o aquél.

Tengo una nueva costumbre: después de apagar el despertador, me voy directo a su habitación y subo hasta arriba la persiana; me tranquiliza que el sol ocupe su lugar en la cama.

Y qué le vamos a hacer, ¿verdad? Si no hay vuelta atrás... Ahora ya se ha trasladado para siempre arriba, al Mundo de las Ideas, donde no hay estrellas y las estatuas no se pueden tocar ni ver pero siempre están inmaculadas, y nosotros, desde ahora y hasta el fin, purificados.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

A change is gonna come- Sam Cooke

Sam Cooke fue víctima de un sórdido asesinato pocos días después de grabar esta canción, en 1964.



44 años más tarde,el primer presidente negro de la historia de EE.UU. tiene un nombre 100% africano. Y ha arrasado en las urnas.

lunes, 3 de noviembre de 2008

Mwepu Ilunga

Mundial de Fútbol 1974. Zaire es el primer país subsahariano que ha logrado clasificarse para una fase final de la máxima competición.

El debut fue contra la entonces vigente campeona, Brasil.

En Zaire jugaba Mwepu Ilunga.

Y Mwepu Ilunga no conocía las reglas del fútbol.




La próxima vez que me pregunten por mis ídolos, incluiré en mi lista a Mwepu Ilunga.

viernes, 31 de octubre de 2008

Juicy Carolina



Ahora, Juicy Carolina sólo cuelga fotos que apestan a profesionalidad. Ya no queda rastro de aquellas instantáneas que se hacía en la intimidad de su habitación de dulce y envenenada teen. Ya no pregunta si su culito da demasiado gordo, ni resalta ilusionada qué parte de su cuerpo ha lucido más, como aquel cándido "I like my feet here" que acompañaba esta autofoto. I like them too, Juicy. I really do.

Reconozcámoslo de una vez: no hay nada como el amateurismo sin pretensiones.

miércoles, 29 de octubre de 2008

Cancionero variado y actual

Empezamos con la risa: sigue adelante el hilarante empeño pepero por ir de enrollados en busca del voto de la juventud. Atención a lo que han inventado: la política pop. Me sabe un poco mal que este descharrante acto tenga como protas a los delfines peperitos del País Vasco, aunque me huele que detrás debe estar la mano de Esteban, el comercial del partido, paradigma de modernidad y hombre adelantado a su tiempo y a la vez con menos vista para estas cosas que su Aznar para elegir amigotes.

Vamos, chicos, ¿quién dijo que para ser guay hacía falta ser progre? Everybody: ¡Neocons, familias & Opus Dei! ¡Uauuuuuh!



Sigamos por lo maravilloso: Para Siempre, de Los Ratones Paranoicos.



Y es que El Diez ha sido nombrado seleccionador nacional de Argentina. El mito vuelve a las canchas. Le deseamos toda la suerte del mundo, aunque esta implique de momento la derrota contra España en la final del Mundial 2010; mucho mejor, porque así aguantará hasta el 2014, proclamándose campeón en Brasil nada menos, y devolviendo a su país el orgasmo masivo e infinito.

El último tema de hoy no necesita presentación:



Pero la felicidad sólo será completa si la siguiente imagen se repite en el banquillo de la Albiceleste:



¿Viste Grodona? No nos dejés a medias, pelotudo!

lunes, 27 de octubre de 2008

Eróstrato anda suelto



Como pasa con tantas otras cosas, creemos erróneamente que el ansia de notoriedad, fama y protagonismo a cualquier precio es una enfermedad acuñada en los albores del siglo XXI; sin embargo, el canon de este modo de comportamiento data de finales del siglo IV a.d.C. cuando un insignificante pastor llamado Eróstrato quemó el Templo de Artemisa en Éfeso, una de las Siete Maravillas del mundo antiguo cuya belleza, que a nosotros sólo nos ha llegado de oídas, se sustentaba sobre una endeble estructura de madera. Dicen los cronistas que cuando fue apresado, Eróstrato confesó que simplemente lo había hecho por afán de notoriedad y de que todos supieran su nombre, lo cual no deja de tener mérito ya que aún quedaba bastante rato para que los medios de comunicación masivos nacieran y el pastor ni siquiera tenía un móvil con videocámara para mostrarles la hazaña a sus amigos.

Todos los días salgo de la cama con verdaderas ganas de comprender las cosas del mundo y de la vida y de acabar la jornada en paz con la humanidad. Me tocan los cojones indeciblemente las hornadas de realitys protagonizadas por pringados que se dejan humillar públicamente y que son rentables gracias a las vidas tan vacías que las siguen al otro lado de la pantalla y los prolongan mediante conversaciones con otras cabezas huecas ya que, desgraciadamente, siempre necesitamos tener algo de que hablar. Pero retorciendo el asunto me parece que tal vez tengan una utilidad que nos haya beneficiado a todos sin ser conscientes de ello: si en 1980 hubieran existido "Factor-X", "Tienes talento" o cualquier subnormalidad de esa índole, tal vez un desgraciado llamado Mark David Chapman hubiera encontrado consuelo en ellas y se habría tragado las ganas de matar a John Lennon así, realmente por nada. Pero rara vez acabo el día aliviado: antes de apagar la luz, me doy cuenta de que si Chapman hubiera acudido a uno de esos programas, hubiera sido humillado hasta el tuétano sin piedad, según ordena el gusto de la audiencia, y después hubiera asesinado quizá con más saña a Lennon y de propina también a Yoko (lo cual probablemente hubiera supuesto un pírrico consuelo para mucho beatlemaníaco histérico).

Se acerca el deseado November 4th y hay quien dice que Barack Obama está ya ultimando la lista de nombres de su más que posible gabinete presidencial: la hazaña parece que puede tocarse ya con las yemas de los dedos. Aseguran que los servicios secretos americanos están supervisando con todo lujo de detalles su seguridad personal, y menudo agobio debe llevar encima la Gran Esperanza Café Con Leche en su titánica carrera. Pero, como es su obligación, a diario le vemos darse los necesarios baños de masas, estrechando las manos de la gente, sonriendo, peleando los votos uno por uno porsiaca. Y a veces, me pongo malo. No ya por la tentación que el Gran Poder, el de Hollywood, pueda sentir por un futuro bipoic revientataquillas de lagrimitas y sueños rotos (y Óscar para la que haga de Hillary); sino por la cantidad de eróstratos durmientes que pululan en el País de los Tronaos por excelencia, con una subprime jodiéndoles lo poco que les quedase de cordura y una armería en la esquina dirigida por un simpático tendero. Porque matar a Obama es un bocado exquisito para esos trastornos. Nada que ver con matar a Bush. El nombre del asesino de Bush no hubiera durado más de un par de generaciones, como mucho, en la memoria: pronto lo hubiéramos identificado como una especie de becario perpetuo y ninguneado al servicio de la decencia de occidente, o de las pocas migajas que puedan quedar. No sé si el desastre mundial de su política neo-redneck hubiera enderezado el rumbo, pero sí que no nos hubiera costado nada seguir con las tareas del día, y si la noticia me hubiera pillado tomando una humilde y entrañable sopa de fideos, la vianda no se me habría quedado intacta en la mesa hasta pasadas las 7 de la tarde, como me ocurrió cuando el 11-S.

Por aquello de las imprevisibles navegaciones interneteras, nunca es descartable que un eróstrato latente con nociones de spanglish aterrice por aquí, así que aprovecho para razonarle un poco: reprímete y no lo hagas. Déjalo estar, porque seguro que el cambio no será para tanto. Obama decepcionará tarde o temprano, como todos los gobernantes de la Historia, pero no nos jodas los meses que podamos pasar respirando un poco de aire fresco, de creernos por un tiempo que alguien, al menos, parece que se va atomar en serio la imposible tarea de cambiar ligeramente el orden de los valores.

sábado, 25 de octubre de 2008

En defensa de Vicky Cristina Barcelona

Que qué falta hará, pensaréis algunos con razón, pero vosotros sabréis cómo habéis venido a parar aquí y, oye, yo que lo respeto. Y menos falta hace todavía si el de siempre ha publicado hoy su opinión al respecto y poco más hay que añadir. Pero, al margen de mi experiencia personal con la peli, en la que 2 de las 3 tías más buenas del estrecho mundo repiten sin fin mi ancho nombre cachondísimas, no por ello me voy a quedar con las ganas de añadir una consideración más: si yo hubiera pasado casi 40 años (¿o son más?) de mi vida haciendo una película por temporada, y encima la que me diera la gana, incluso si sólo hubiera hecho 5 películas y tres fuesen penosas pero dos de ellas fueran Annie Hall y Manhattan, es más, si sólo hubiera hecho una y fuera la mitad de la mitad de buena que cualquiera de las mencionadas y en eso llega el ayuntamiento de Barcelona y me encarga deprisa y corriendo un trabajete medicinal por el terror que sienten a dejar de fliparlo con sus cosas ni aunque sea un miserable día, sin duda yo hubiera hecho lo mismo: tirar del rollete del latin lover, ridiculizarlo un poco, sacar lustre del temita artístico sensual mediterráneo, coger la autopista rápida y segura del enredo amoroso y, de paso, alegrarme las jornadas poniendo a mis órdenes a 2 de las 3 tías más buenas del mundo, y además tan contentas ellas. Lo que pasa es que a cualquiera, y sobre todo a mí, nos habría salido una mierda pinchada en un palo, y a Allen no. O al menos, no del todo. Y desde luego, eso es más de lo que pueden ofrecer el 90% de cineastas en plena forma hoy. Lamento mucho si por una vez sueno dogmático, pero las razones son tantas y tan variadas que continúan provocando hondonadas de bibliografía para celebrarlas. Eso sí, yo hubiera aprovechado para enseñar las tetas, los culos y los coños de Scarlett y Pe hasta aburrir (si es que tal cosa fuera posible).

A los valientes que hayáis leído hasta aquí, os dejo un pellizco en forma de divertido blog de graciosos y sesudos faltes contra la "Intelligentsia" cinematográfica y dedicado a nuestro tótem: Boyero es guay.

Yé, passeu-ho bé, collons.

jueves, 23 de octubre de 2008

El Coney Island

"¿Y lo bien que lo pasemos? Ésta la subo ya a mi junkie-facebook..."

Hace muchos años, más de la mitad de mi vida ya, oí hablar por primera vez de un disco de Lou Reed que desprendía aroma a asfalto mojado. Como vivo en una región soleada y calurosa, me gustan los días nublados, pero todavía más sus tardes y sus noches de aroma a asafalto mojado. Lo más pronto que pude me vi en una tienda hoy desaparecida con dos arrugados billetes de mil en una mano mientras con la otra sostenía un disco con una pinta que me sabía a rayos. ¿Qué clase de portada era esa? Las hay feas y las hay ridículas, pero ésta insólitamente me parecía ambas cosas a la vez. Recuerdo muy bien que precisamente aquella tarde era gris y otoñal, como ésta de hoy, y nada me gustaría más que decir que el clima me ayudó a decidirme a comprar el disco, pero mentiría: era un adolescente y me apetecía probar por si me marcaba un tanto delante de mis amigos, así que pasé por caja y si la música resultaba tan horrible como la portada lo único que tenía que hacer era archivarla en el cajón de lo indeseable y callarme la boca.


"Es lo bueno de currar con Lou, le hacemos las portadas con el culo y ni se entera."

Y pasaron los años, y pasaron mis equipos de música, y pasaron algunos gustos y pasaron algunos prejuicios y pasaron profresores incompetentes y pasaron jefes psicópatas y pasaron garitos y amigos y novias e incluso a veces parece que hayan pasado también las tardes grises y de aroma a asfalto mojado pero por suerte, siempre acaban regresando como hoy. Y nunca he dejado de escuchar el Coney Island. Y ya hasta me mola su portada, pero a veces dudo que lo del aroma fuera sólo una metáfora.

(Glorioso tube con el glorioso arranque del disco y antológica galería de fotos del autor: colgado, acosado, despistao, almodovariano pre-Almodóvar, con su última esposa, con su travelo in love, y de su descacharrante época sin criterio, la de ciclado y pelazo a lo mullet, en los 90).



ACTUALIZACIÓN: Mientras ayer escribía esto, no sabía que Papá Lou está en Barcelona...Y con aspecto de recordarnos a todos a alguna tía nuestra.

miércoles, 22 de octubre de 2008

Children of the revolution- T. Rex

¿Fue Marc Bolan el auténtico rey hetero del glam rock? Su última actuación fue junto a Bowie en un programa de TV; ya no quedaba ni rastro del Ziggy y en cambio Marc aún seguía con su loca pose sobre los escenarios (y seguramente fuera de ellos también).

Éste es mi tema favorito (hoy) de los T. Rex:



Curiosidades excéntricas, excesivas y siniestras del mundo del rock, que para bien y para mal definen a tan extremo personaje: "...Bolan adoraba cantar sobre coches. Adoraba su Cadillac. Lo cual no deja de ser paradójico, puesto que nunca aprendió a conducir. La ironía va más allá si se tiene en cuenta que murió en un accidente de coche en 1977, dos semanas antes de su trigésimo aniversario (su novia estrelló el coche contra un árbol). Bolan glorificó una máquina que no sabía manejar, únicamente para que esa misma máquina acabase con su vida". (Chuck Klosterman, "Pégate un tiro para sobrevivir")

lunes, 20 de octubre de 2008

Bebiendo el champán de Stefan Zweig


Citas de Stefan Zweig extraídas del volumen El legado de Europa, una recopilación aleatoria de textos que originalmente se publicó tras su muerte, y que las ha traído al castellano la editorial Acantilado (más que digna de tan sugerente nombre) y que además, entre muchas otras del mismo autor, también reedita constantemente la grandiosa Momentos estelares de la humanidad.

"Ser joven significa en definitiva estar a la espera de algo extraordinario, de algo fantásticamente hermoso, por encima del estrecho mundo de los asuntos que abarca nuestra mirada; significa estar a la espera de un fenómeno como el cumplimiento de una visión plenamente soñada."

"Se escribe para escapar del mundo, de esta existencia ruin y banal; se escribe para ganar dinero, que se convierte en vino, y con el vino compramos a su vez la ligereza y los sueños abigarrados y alegres. Así se escribe y se hace uno poeta, sin quererlo ni saberlo, sin ambición, sin ningún verdadero placer, simplemente por la voluntad de que por fin disfrute alguna vez el otro, el hombre fantástico que llevamos dentro, el hombre mágico."

(Sobre los escritores románticos tardíos de finales del XIX): "Por dondequiera que huían, llevaban consigo su desilusión. Por doquier aparecen con la sombría tragedia de los ángeles expulsados, hundiéndose en la melancolía: exaltan su debilidad anímica, que se escabulle de la acción y se aleja de la vida, hasta convertirla en un gesto de soledad altivo y desdeñoso. Se jactan de todos los pecados de incestos y crímenes que jamás cometieron (...). Violentamente, se sitúan fuera de lo normal para hacerse los interesantes desde una voluntad literaria." Se podrían citar ejemplos contemporáneos para ilustrar esta cita pero no veo por qué, si ahora mismo estás dentro de uno.

"No es la posición externa, ni la ventaja del linaje o del talento lo que constituye la nobleza del hombre, sino el grado en que logra preservar su personalidad y vivir su propia vida. Por eso el arte supremo de todas las artes es el arte de la autoconservación".

(Respecto a la decisión de Sherezade de presentarse voluntaria ante el rey Sahriyar, el origen de Las Mil y Una Noches): "Hay algo de la decisión de la heroína que quiere sacrificarse por toda su nación, y quizás hay más aún del modo de ser de la mujer en general, atraída por lo insólito, encandilada por lo extraordinario y seducida por su mismo peligro personal".

"(...) A medida que la idea soñada en común empieza a hacerse realidad en la comunidad terrena, el espíritu crédulo del indivuduo se desilusiona frente a esa realidad. (...) Cuanto más se formulan en decretos y se legalizan la libertad, la igualdad y la fraternidad, cuanto más estatales y burguesas se hacen, tanto más prosaicos acaban siendo los santos soñadores; los libertadores se convierten en tiranos, el pueblo degenera en populacho, y la fraternidad, en una espada sangrienta."

"Sólo quien se mantiene libre frente a todos y contra todo aumenta y preserva la libertad del mundo"; conclusión: "Lo que se piensa en libertad jamás puede limitar la libertad de otro."

Ésta última cita está extraída del último texto que completó, una semblanza sobre Michel de Montaigne (mi próxima parada). Fue durante su exilio en la ciudad brasileña de Petrópolis en 1942, cuando su querida Europa estaba completamente sometida al terror nazi. Stefan Zweig había gozado de una gran celebridad en vida, y sabía que el régimen del Führer no le perdonaría su magnífica labor, como si liquidando su persona pudieran liquidar también su diáfano pensamiento, únicamente comprometido con la libertad del ser humano. Cuando le llegaron rumores de que la Gestapo ya rondaba por las calles de Brasil, ni siquiera agotado como estaba después de casi una década de huida ni por un momento le tentó entregar su bien más preciado y él y su compañera se vistieron de gala, ingirieron una dosis letal de barbitúricos y sus cadáveres aparecieron abrazados y en paz sobre la cama. Nos dejó una obra abundante, siempre rebelde y actual, y tan moderna que ni siquiera parece moderna. Y con ese sabor a champán, al mejor y más embriagador: el de la pura sabiduría como base de su cuerpo.

(Repetid conmigo los agradecimientos al autor de Animeison, legendario blog de culto).

jueves, 16 de octubre de 2008

Canción del miércoles

"Se me ha hecho de día currándomelo y mira cómo me he quedao"

Da la impresión de que en la blogosfera esté mal visto colgar canciones archiconocidas; pero cuando ésta de hoy te pilla en el super, con tu chándal, metiendo papel higiénico en la cesta e inmoralmente resacoso la historia ya cambia, y para inmortalizar tales experiencias místicas se crearon estas webs. ¿Y qué habrá sido de "Agapimú"?, me preguntaba yo mientras la afectada voz de Bryan me paralizaba a traición entre los estantes. He intentado hablar con el DJ del super, pero al parecer había salido a comerse un merecido bocata de calamares.

Así pues, con ustedes, Esclavo del Amor, que además venía subtitulada (y de aquella manera) en el youtube.




¿Disco dedicado a la que le dejó a dos velas en la fiesta?

martes, 14 de octubre de 2008

Mi apocalíptico amigo imaginario

Le llamo imaginario porque un pavo como él, definitivamente, no puede ser real. Juzgad vosotros mismos a partir del rollo que nos soltó la otra noche, un pacífico viernes como otro cualquiera a las 3 A.M.

"...Si, procedente del estado, vuelve la pasta, se creará un ambiente ilusorio, y a medio plazo, si no es corto, volveremos a lo mismo. Pero peor. Entonces sí que el dinero habrá dado un gran salto a las manos privadas. Y no me parece mal que el Estado haya salvado los culos, los pringados salvando a los bancos que los estrangulaban, no me parece mal sólo por sentarme a disfrutar del espectáculo de la hijoputez humana cuando, con el tiempo, salgan a explicar que eso no fue así y se inventen sus disparatadas versiones contando lo que quieran que nos creamos que fue. Saldrán en la tele diciendo mamonadas, mirando limpiamente, ¿sabéis?, estoy ahora pensando en aquellos asesinos programados de la CIA y el KGB. Un Estado inyecta una mil-millonada para salvar a un banco a cambio de, y esta es la jugada, un 49%. De los futuros ingresos que haga el banco gracias a la pasta que el Estado le ha inyectado, éste se llevará un 49%...Un 51% el banco. Y ese 51% no significa la mitad más uno por ciento. Ese 51% significa TODO. Es el precio de la influencia. Carísimo, el precio de la influencia. La factura del poder absoluto. Y ya no hay más: para el resto de cuestiones de ahí en adelante, decidirá la mesa que haya acumulado infinitos cincuenta y uno porcientos durante años y sobre las cientos de miles de millones de transacciones grandes y pequeñas que se hayan hecho durante esos años. Y esa diferencia hará insignificante a la otra parte. Y ganarán ellos. Ganarán los mismos bolsillos que decidirán sobre centenares de operaciones simultáneamente y donde también empezarán a negociar después de haberse quedado ese fenomenal 51% de un capital x con ceros y ceros detrás.


Y volveremos a lo mismo. La codicia. Ahora todos otra vez a medirse quién la tiene más grande, al si-no-lo-haces-tú-lo-hará-otro, volverá la vieja orden a los robots, que por algo robot significa esclavo en checo, y la pobre gente se lo creerá otra vez, y volverán los chanchullos y las grandes operaciones de esos seres inferiores, porque eso es lo que son, inferiores. Y volverán a especular con un dinero que no existe. Comprarán a cuenta de lo que esperan sacar de sus ventas. De nuevo estarán endeudados a partir de un dinero que nunca tuvieron realmente. Y ¿cómo pagar las deudas generadas por un capital que nunca existió? Los infraseres mirarán otra vez al Estado, ahora llorando y pataleando y revolcándose porque esta vez sí que no habrá mucho más para regalarles. Y la gente irá perdiendo su trabajo. Y los bancos necesitarán cobrar los intereses. Y las grandes corporaciones se fundirán, y tendrán más y más capital en menos manos, pero al mismo tiempo creerán que no podrán sobrevivir mucho sin meterse en la saca lo poco que quede bajo las administraciones de unos estados enfermos de anemia ya. Y las leyes sólo podrán ser brutalmente antipopulares… Puede que aquí aparezcan las primeras revueltas, me las imagino muy clásicas, como las que venían en los libros de Historia en BUP. Quizá para entonces las multinacionales vayan tentando ya a los ejércitos, porque ellas, por mal que estén, empezaron éste último tangue con mucho más dinero y en la posición ventajosa. Estoy hablando del Pandemónium Definitivo de la Mafia.


¿Qué habrá después del capitalismo? ¿Será una especie de Edad Media Futurista, rollo Mad Max? ¿Un paisaje post-apocalíptico de nuevos señores feudales y guerreros cyberpunks? ¡Guapo, ¿eh?! ¡Que empiece ya, coño! ¡Vamos a asesinar impunemente a nuestras bandas rivales! ¡Despellejémosles! ¡Violemos y preñemos a sus putas! ¡Y después, que se desangren pariendo por ahí, en el campo! ¿Por qué ponéis esa cara? ¿Os hace gracia? Vale, descojonaos si queréis, pero ¿dónde está la sorpresa? No jodáis, no pasa nada, miradlo fríamente ahora: ¿a qué otra cosa podía llevar el capitalismo? Pez come pez, perro come perro, y bien contentos qué estábamos, ¿no? Sin culpabilidades: ninguna otra cosa funcionaba, sólo que este quilombo sólo podía terminar así. Las generaciones cuidan de sus sucesoras inmediatas, pero a las de un poco más allá, que las follen. Somos muy absurdos pero nunca lo pudimos evitar. Quedan pocas curvas hasta el momento de la petada final, hay que asumirlo y ya está. Total, ni vosotros ni yo podremos hacer nada que no sea dejarnos arrastrar por lo que venga. Vivamos tranquilos, porque nuestra voluntad está superada. Estrés cero, colegas.


Y, con época de violencia cyberpunk o sin ella, algún día volveremos a las cuevas. Supongo que paulatinamente al principio, primero la típica peña de iluminados que pasan de todo, pero masivamente al final. Y como en las pelis de intriga, nosotros no mataremos a la Tierra, sino que ella ganará. No me toméis ahora por uno de esos piojosos pachamamas enrollaos, son de lo puto peor que hay, cuando llegue a cyberpunk serán los primeros a por quienes vaya, eso si puedo soportar el puto asco que me da hasta acercarme a los perroflautas estos. Pero todo tendrá sentido al fin: habitamos un medio que existe desde hace más de 40 millones de años, y nosotros aparecimos por aquí de puta casualidad hace sólo quince mil añitos de nada. Nos ilumina una estrella de cientos de miles de millones de años de antigüedad. La vegetación ganará la partida. Los depredadores simples. Nuevas y extrañas criaturas nacerán a partir de mutaciones entre la naturaleza y la basura que dejamos sobre la tierra y el agua. El proceso seguirá y nosotros sólo fuimos un chiste malo, un ridículo accidente en él.


Pero en el fondo, después lo piensas bien y dices, joder, ¿y qué más da?"

Como los demás habíamos desconectado a mitad de semejante filípica, pues con eso último nos quedamos, nos abrimos otra lata y por fin reanudamos nuestra partida en la play.

lunes, 13 de octubre de 2008

Hulk vs Thor (neorrealismo superheroico shakesperiano)

Con el buen propósito de mitigar la ansiedad que muchos sentimos ante la futura avalancha de estrenos superheroicos a la salud de los nuevos Marvel Studios, aquí os ofrezco una perlita rescatada de un pasado sonrojante y entrañable a la vez (vamos, lo propio de cualquier pasado, si se piensa bien).

La escena está doblada a la lengua de Cervantes y Cachuli, para que no perdáis detalle; y respecto al vestuario, créditos para Casa Rosita (en el mejor de los casos).

domingo, 12 de octubre de 2008

Caro blog


"No sé por qué, pero nunca había estado en el lugar en que mataron a Pasolini."
Tampoco yo sé por qué después de ver Caro Diario por primera vez no se me ocurrió pillarme una vespa. Mi vida hubiera sido más fácil, no por el hecho de tener una vespa, sino por concentrar y dirigir mis esfuerzos a los 17 ó 18 años en conseguirme una vespa. Y después de la vespa, ir a por la siguiente cosa que se me ocurriera. En vez de eso, lo único que descubrí en Caro Diario que pasara a formar un hábito consolidado en mi vida fue lo de, recién salido de la cama, beber todos los días uno o más vasos de agua bien fresquita en verano y en invierno. Creo recordar que en la peli lo presentan como un modo de prevenir, entre otras enfermedades, el cáncer linfático, pero dudo mucho que esa fuera la razón por la que adquirí tal hábito. Supongo que lo hice porque me di cuenta de que empezar todos los días de verano o de invierno bebiendo en ayunas agua bien fresca sólo puede ser un truquito de puta madre, y un acto tan sencillo, tan leve, tan humilde y tan sumamente al alcance de cualquiera que no me extrañaría nada que cualquier enfermedad compleja y monstruosa acabe rindiéndose sin condiciones ante él.
Pero, ¿por qué diablos me quedé con ese detalle y no con la obvia y protagónica vespa? Joder, es que no sé por qué. ¿Quién o qué era ese chaval que se llamaba como yo y me tenía un aire allá por 1993? No es que me importe mucho, pero a veces me parece que no existe una forma real de saberlo.


viernes, 10 de octubre de 2008

Llamada sorpresa

La pantalla del móvil anunciaba "número privado", lo que es lo mismo que decir que no anunciaba nada bueno.

-¿Sí?

-¿Hola? ¿Es el señor *****?

-Sí, soy yo.

-Verá, le llamo para anunciarle...

-Un momento, perdone. Me pilla usted muy mal de tiempo, y le advierto que no voy a cambiar de operadora...

-No, no, escuche...

-...además, yo funciono con tarjeta de recarga desde siempre, estoy acostumbrado y me gusta, y no pienso por ahora...

-No, se equivoca, déjeme que le explique una buena noticia que...

-Ah, no siga. Que no, que no voy a cambiar de compañía de acceso a internet, todas son igual de incompetentes, no quiero ni pensar en todo el follón de cambiar. Gracias, le tengo que dejar, y por favor, guarden mi número y ni lo vuelvan...

-¡Espere! Espere, por favor, no cuelgue...

-Ni de compañía del gas, ni de luz, ni de plan de pensiones...Lo dicho, ¡adios!

-¡No! ¡¡LE LLAMO DESDE LA EMBAJADA DE SUECIA PORQUE SE LE HA OTORGADO EL PREMIO NOBEL DE LITERATURA 2008!!

-....

-Nuestro Rey tendrá el honor de entregarle personalemente el premio en la ceremonia de este año.

-¿A mí?

-A usted y al resto de los premiados. Le damos la enhorabuena, le enviaremos los billetes de avión, hemos organizado para hoy su comparecencia ante la prensa mundial, y pronto le ingresaremos en el banco el importe económico del premio.

-Ah, bien. Gracias...

-Gracias a usted por ser un escritor de la ruptura, de la aventura poética y de la sensibilidad extasiada.

-Sí ya, claro, muchas gracias, ¿eh?

-A usted de nuevo. Pronto nos veremos. Adiós.

-Adiós, adiós.

Click.

Se asomó a la ventana y comprendió que todos aquellos coches y aquellas cantidades de cámaras de fotos y de tv y grabadoras venían en su busca. Rompió en pedacitos su boleto de "Euromillones", lo tiró a la basura, se arregló el pelo, se estiró su atuendo, y acudió a abrir la puerta.

miércoles, 8 de octubre de 2008

La Cava is back in town!

Por el disfrute y la salud de todos, La Cava ha vuelto a ponerse en acción para sacar a bailar a ese negro que todos llevamos dentro (y no del modo en que estáis pensando, gorrinos). En su blog encontraréis videos de las canciones más vibrantes y lo que es mejor, unos podcast para que os bajéis el programa si no os viene bien en su horario habitual. De este modo, además de la música, disfrutaréis de la aterciopelada voz de Ramir Calvo, capaz de dejar a Barry White a la altura de Gracita Morales.

La Cava se emite los lunes, de 20 a 21hs. en la Radio Municipal de Manises (105.7FM).

Empeñando mi tiempo (temazo del miércoles)



Well, early in the morning
'Til late at night
I have a poison head-ache
But I feel alright
I'm pledging my time
To you
Hoping you come thru, too

Bob Dylan, 1966.

(Ésta ni de coña saldrá para el Rock Band, ¿no? Pues mi fabulosa interpretación que nos perdemos, mira.)

martes, 7 de octubre de 2008

Autopsia conversacional

Entro en la Fnac y me encuentro de golpe con una segurata y un segurato dándole al Guitar Hero.

SEGURATA: Buá, pues yo por Navidad a los chiquillos les voy a regalar el Rock Band...

SEGURATO: ¿Pero qué edad tienen?

SEGURATA: El mayor 7 y el pequeño 4, pero les pondré unas gomitas o algo en los palos de las baterías para que no me monten escándalo.

De ahí salen unos Gallagher del siglo XXI, pero estresados por los videojuegos, familiarizados con las armas y encima de aquí, del terreno... Quina por!

domingo, 5 de octubre de 2008

Sombrerazos a Juan José Millás

No es un intérprete de canción melódica ni una TV Personality ni mucho menos Juan José Millás. Si les interesa la identidad de tan magnética presencia, pasen y lean...

Hoy de buena mañanita me he acercado hasta el kiosko de la esquina para pillarme "El País", casi lo único para lo que salgo de casa desde el martes pasado, pero sin el casi. De la jugosa edición dominical del periódico de hoy paso a copiar y pegar el demoledor y, aunque por lo general odio este calificativo para elogiar nada, necesario artículo de Juan José Millás sobre el puto enrollao de Esteban González Instituto Pons, uno de los personajes que más me queman en el árido paisaje de la política nacional en general, y pepera sobaquera mediterránea en particular.


UN HOMBRE FRONTERIZO,
por Juan José Millás

Se llama Esteban González Pons, es el portavoz del PP, y su trabajo consiste en reír como el de otros en llevar la contabilidad. En las entrevistas busca el chiste con la desesperación con que el viejo boxeador golpea las cuerdas. Esta fotografía profidén, como todas las suyas, ilustraba una entrevista terrorífica, aparecida en EL PAÍS, en la que se declaraba un extremista de centro (je, je, qué gracia) al modo que Aznar se declaraba un fanático de la normalidad. Fanática de la normalidad fue la Inquisición. Fanáticos de la normalidad fueron Hitler y Franco y Pinochet y Videla. Fanáticos de la normalidad son Ratzinger y Bush. La normalidad está llena de fanáticos, por eso cuando detienen a un psicópata resulta que era un tío normal. Lógico.

Se ahorcó él sólo, sin necesidad de que le echara una mano el entrevistador, al asegurar, entre otras tonterías, que al PP le pasa lo mismo que al Partido Demócrata norteamericano, cuyo mensaje llega muy bien a los intelectuales, pero sin conmover al pueblo. No citó a un sólo intelectual, quizá en la convicción de que decir intelectual del PP constituye una aberración desde el punto de vista del sentido. Esteban Pons procede de Alianza Popular, un partido que temía a Adolfo Suárez y que estuvo en contra del aborto, del divorcio, y de la Constitución. No pasa nada. Como él mismo dijo al final de la entrevista, "yo siempre he actuado conforme al momento". Se encuentra en la frontera entre el reality show y la política basura. Cayó de este lado, pero habría hecho más carrera en Gran Hermano.

Vale, confieso que la copia me la he currado yo de sopequete porque no la encontraba en la web del periódico pero, en fin, vale la pena tanto por la forma como por el fondo. Poco más se puede añadir sobre tamaño robaperas, sólo que además es también un vendemotos, como confesó en el programa "59 segundos" diciendo que el problema del PP era que no había sabido "venderse" durante la anterior legislatura... Ya que piensa que la política se reduce a comprar y vender, y como él es el típico guayón de los del estribillo me gustan los retos, yo le propongo que pruebe con el tema de las enciclopedias, que eso sí que es un reto a día de hoy, y seguro que para él todavía más.



sábado, 4 de octubre de 2008

En mi nube

Convalescencia total: no puedo comer sólido, ni tomar bebidas espirituosas, ni fumar.

Puedo ver horas y horas de fútbol.

Puedo ponerme canciones antiguas de Mick y los chicos.




(Y las gaficas de Keith, ¿qué?)

jueves, 2 de octubre de 2008

Mi novia ibuprofénica


Aprovecho la mini tregua que me concede el dolor (calculo que me queda menos de una hora para volver al infierno) para colgar un escueto post informativo:

1) Estado de la cuestión:

Mañana me sentaré en el típico sillón futurista de las consultas de los dentistas, con su bandejita y su vasito de plástico para depositar tu sangre y tus vísceras y que, según las reglas de cortesía del gremio, se suele colocar justo al lado de los instrumentos metálicos y puntiagudos del doctor.

2) Hipótesis:

Se barajan 3 hipótesis para este dolor desconocido para mí hasta el momento:

a) infección rollo gingivitis: era la que saltó con más fuerza al parqué, pero la verdad es que no aparecen rasgos externos que así lo indiquen tras repetidas observaciones y además hace un tiempecillo que no incrusto ni lengua ni encías en según qué lugares;

b) muelas del juicio, la venganza final: ésta puede ser. Si se confirma, me llevaré mi estampita de Paquirri, español ejemplar, para encomendarme a él y decirle al doctor aquello de uzté me corte lo que haga farta...O algo así era, ¿no?

c) bruxismo: dolor causado por apretar constantemente los dientes por la noche mientras se duerme, a causa del stress o la ansiedad. Ésta opción va ganando fuerza con el paso de las horas, y es mi favorita, tiene un nosequé muy cool , muy como del Siglo XXI, ¿saes?

Hagan sus apuestas.

Y no quisiera terminar este post (que se me está alargando, y noto cómo se acercan los sicarios del dolor) sin hacerle un homenaje al ibuprofeno. Todo el mundo conoce su poder de alivio y de antiinflamatorio y bla, bla, bla...Pero eso no me interesa (además que a la cuarta toma ya casi da igual) . Lo que me ha flipado ha sido su inaudita influencia en el mundo onírico: durante el primer sueño que me he echado inducido por él, he soñado que mi novia era Christina Ricci, me acuerdo de todo y ha sido de puta madre. Y la segunda vez, he soñado que estaba con los old guys de nuevo en el cole, con la diferencia de que sabíamos todo lo que sabemos ahora mismo y nuestro grado de hijoputez era imbatible.

Vuelvo al lecho del martirio...ya se escuchan sus terroríficos tambores...más y más cerca...y lo peor es que mañana es viernes!!!

miércoles, 1 de octubre de 2008

Yo no tengo a nadie

...que me consuele del terrible dolor de muelas que se me ha puesto esta noche. Ojalá se me pase, por Dios, y me libre de tener que visitar al representante de mis mayores traumas infantiles: el desalmado señor dentista, enemigo número 1 de los niños.

Os dejo con un tema de un grupete barcelonés llamado Los Soberanos, que me parece que ni siquiera existen ya pero que a mí me han caído muy bien. Tienen un disco 100% guatequero titulado Maratón ye-ye, que me está empezando a obsesionar más incluso que el dolor de muelas. El clip es de una canción muy cortita titulada Yo no tengo a nadie y es una versión de un clásico de Raphael, el Leviatán de los escenarios españoles.

martes, 30 de septiembre de 2008

Andy y Lucas firman en el Carrefour

De tanto en tanto, entre toda la loca superestructura formada por discográficas, asesores de ventas o de imagen, entre todo el ansioso descontrol que engulle el mundo de la música hoy, de pronto surge una idea que es como un destello de orden en medio de un caos de despropósitos: Andy y Lucas firman sus cds por los Carrefours de España. Sombrerazo. Una maravilla, una perfecta comprensión de unas necesidades concretas, de un qué, un quién y un dónde. Un hecho que desmiente aquel viejo dicho de que "nadie es profeta en su polígono", gracias a quien se haya preocupado de demostrar una no mayoritaria, pero sí acusada, tendencia de las cestas de la compra a pasar por caja con una lata de sardinas en escabeche, un chorizo de cantimpalo y unas chancletas verdes fosfi marca "Rito" rematadas por un cd de Andy y Lucas.

Pasado mañana estarán en el Carrefour que no queda muy lejos de aquí, y me han dado ganas de ir a husmear, pero necesitaría una cámara de video. ¿Alguien se anima? Nos haríamos pasar por sociólogos que están haciendo un simposium y los fans de Andy y Lucas lo comprenderían perfectamente y atenderían nuestras preguntas. No me gusta parecer exagerado, pero la ocasión es inmejorable para grabar unos testimonios de un tiempo y un lugar y un way of life que queden archivados para la posteridad, sin necesidad ni de tocar la grabación en bruto. Como un catálogo animado de zombis, pero no como los de las películas: lo mejor de todo es que estos fans de Andy y Lucas pensarán que son el paradigma de la normalidad. Joder, como si fuéramos Luis Buñuel paseando por Las Hurdes. Esa cola de consumidores ansiosos por que les estampen un par de firmas los buenos muchachos cantarines, ¿a qué olerá? ¿A niñas carne de cañón para futuras violencias machistas? ¿Al próximo patán que se matará en las fiestas de su pueblo corriendo delante de la vaquilla? ¿A padres jóvenes por no ponerse el condón a tiempo y que ahora se creen que un disco firmado por Andy y Lucas compensará las hostias que le meten a sus pobres niñas cuando proyectan sobre ellas la frustración de sus propias vidas? ¿Apestará a litros de imitaciones de perfumes caros usados al estilo de las yenis? ¿A pies y sobacos?

Andy y Lucas, los chavales normales para la gente normal, la que también sale en los índices de audiencia de GH, OT, Diario de Patricia y Gran Prix del Verano. La que se compra los discos de Bisbal y Niña Pastori, se declaran apolíticos (eso si alguien les pregunta) y no echarán nada en falta porque un proceso complejo iniciado mucho antes de que nacieran (puede que genético incluso) les convenció de que lo suyo es lo normal, lo demás es gente rara, y quienes digan que no ven "Bea la fea" están mintiendo para hacerse los guays, y sobre (perdón, "contra") gustos no hay nada escrito y pa ezo eztán loz colore y nozotro no tenemo eztudio y con ezo de la crizi qué me eztaz contando...




lunes, 29 de septiembre de 2008

Amigo inmigrante: aprende a expresarte en castellano con Johan



¿Veis qué fácil? ¡Y sólo lleva 35 años en nuestro país!

domingo, 28 de septiembre de 2008

Goodbye, Fast Eddie

Han escrito de él que sumergía su cara en un bol con hielo por las mañanas y se bebía una caja de cervezas entera a lo largo de la jornada; lo primero no me ha sorprendido realmente, ya que lo entiendo como una especie de obligada penitencia por el extraordinario adn con que la naturaleza le premió gratis total; lo segundo, no me lo quiero creer, porque si lo hago, me darán ganas de imitarle y lo más probable es que tantas birras ni a mí, ni a nadie, nos sienten igual de bien.

Esta tarde me apetece echarle un nuevo vistazo a los duelos entre Eddie el Rápido y el Gordo de Minnesotta, esa dura lección en blanco y negro y gris sobre la dolorosa conquista de la madurez.

Y aquí el obituario que le ha dedicado el maestro Carlos Boyero.

viernes, 26 de septiembre de 2008

En la época dorada de HBO

No teman: está viendo la HBO

Si hacemos caso a lo que dicen desde aguerridos columnistas de información económica hasta líderes políticos de la UE, el desplome actual de Wall Street se traducirá históricamente como el desplome definitivo del libre mercado salvaje y sin bozal. Que los tiempos van a cambiar esta vez no viene de parte de un folk-singer con melena desarreglada, sino de las altas instancias de París y Berlín: lo que antes hacía ilusión, en el Siglo XXI da miedo. Y si los diagnósticos son correctos y el superpoder económico yanki no vuelve a ser el que fue, o tardará lo suyo en serlo de nuevo, es éste el mejor momento para disfrutar de lo poco bueno, pero buenísimo, que el sistema nos ha remitido desde allí.

Ya se comentado repetidamente el curioso (y apoteósico) trasvase de calidad que hemos presenciado de las salas de cine a los televisores domésticos (plasmas y LCD's, con la hostia en pulgadas), y todo el mundo está de acuerdo en apuntar ese gran tanto en la casilla que pone HBO, las siglas de Home Box Office. Se ha aclamado a Los Soprano como mejor serie de TV de todos los tiempos, aunque yo aquí tengo que objetar el precio de venta de cada temporada en dvd (la forma correcta de ver estas series); todavía me queda mucho por disfrutar de la compleja equidistancia entre narcos y estupas en la grandiosa The Wire; soy fan fatal de ese rinconcito no tan caro, judío y genial que la productora le ha dejado a Larry David en Curb your entusiasm; y después, está Roma. Otro día hablaré de Roma. Resulta que sus 22 capítulos ya los he deglutido tres veces y mi capacidad de síntesis está ahora mismo donde Cristo perdió el gorro, supongo que eso queda unos pocos capítulos después del último de la serie tras la coronación de Octavio Augusto.

Pero no se vayan todavía.

A continuación os ofrezco la impresionante careta de entrada de la penúltima gran serie marca de la casa: John Adams, que cuenta la fundación de los EE.UU. a partir de la biografía de uno de los padres de la patria (primer vicepresidente y segundo presidente del país), al que la Historia casi había olvidado bajo la sombra de George Washington, Thomas Jefferson y Benjamin Franklin. Debo decir que, entre todas las citadas, esta serie es, en mi humilde y sincopada opinión, la menos mejor de todas ellas (me sobran un poco los dramas familiares del personaje central), aunque no sea ni mucho menos una tontería. Sólo por el trabajo de Paul Giamatti ya valdría la pena. Darle al video si os da la gana, pero con la condición de que abráis la pantalla a tope y programéis el volumen brutal para estos impresionantes title credits & main theme.








Y ahora es cuando los jugos gástricos se me desbaratan al estilo de Regan, la niña de El Exorcista. En octubre llega a Spain la última apuesta de la cadena, que ha revolucionado a su país de origen este verano en plena campaña presidencial. Tráiler de la megaproducción que va sobre el desastre de la criminal guerra de Irak y que se titula Generation Kill.








Toda gran tarta tiene su correspondiente guinda, también de próximo estreno en nuestras pantallas domésticas y redes P2P. Se trata de una mini-serie de dos capítulos, titulada El Recuento, que promete desvelar las sucias maniobras políticas que tuvieron lugar en el estado de Florida durante los tensos días que siguieron a las elecciones presidenciales de noviembre de 2000 y cuyo trágico resultado conocemos demasiado. Y protagonizada por Kevin Spacey.

Pues nada: si no sólo es verídico sino que además es cierto que la apretada de cinturón va a ser drástica y global, que todo va a cambiar y ese todo incluye la fantabulosa producción de la Home Box Office, yo, si tengo un hijo, le llamaré así, HBO, para honrar su memoria. Cada cual ayuda como puede...

jueves, 25 de septiembre de 2008

Scarlett Pe Juan Antonio



"Oh, JUAN ANTONIO...we both need you too fuck us just right now all night long pleeeeeease!!!!"





Voy.

miércoles, 24 de septiembre de 2008

El Capitán América en crisis

Se conoce que tuvo que empeñar el escudo y las alicas a cambio de una mobilette, una pistolilla de segunda mano y un poco de suelto para llegar a fin de mes y se las tuvo que ver con los malvados a tollina limpia.



Vamos, que no le cundió.

lunes, 22 de septiembre de 2008

Jorge Miguel lo volvió a hacer

"Chicos, ¿cómo puedo ser tan de lo peor? ¡Ya me vale!...¡Uuuuh!"

Si existe un personaje público que cuente con mi simpatía incondicional para casi todo lo que haga falta, ése no es otro que George Michael, el gran Jorge Miguel para nosotros, sus amigos.

Tras su loca irrupción en el panorama musical de los controvertidos 80's, algún competente asesor de imagen llegó a tiempo para bajarle los humos y convertirlo, con todo el éxito del mundo, en el paradigma de matanenas rompebragas , gracias a aquel selvático "BEYYYBEEEUAH" y a su pinta de macarrón indomable. Hay que reconocer que cuando las chicas soñaban con ese tío-bueno-cabrón capaz de pasearlas por la calle de la amargura (con placer) por muy buenas que estuviesen, fue Jorge Miguel quien encarnó como nadie ese icono oculto en el subconsciente colectivo teen, y la decoración de las carpetas de la época así lo atestiguaba. Pero, un momento: el video de "Faith" arranca con un primerísimo plano de su culo sobre el que se lee Revenge...

...Y ese culazo una década más tarde se cobró su gloriosa venganza.


A partir de la mejor salida del armario (o del retrete) de todos los tiempos, Jorge Miguel por fin pudo ser él mismo, y con todas las consecuencias. Detenido por posesión de drogas en diferentes ocasiones, la última noticia suya fue la de una nueva visita a la comisaría por escándalo público (y púbico). Dice la leyenda que la conducción temeraria de un camionero hizo reaccionar a la policía, que al inspeccionar la cabina del vehículo encontró al rudo conductor descamisado y mal abotonado, y a Jorge Miguel limpiándose algo con un socorrido kleenex. Como material había de sobra, en 2005 presentó un docu sobre su azarosa vida, con el perfecto título de George Michael: A Different Story, donde repasaba su relación (tormentosa, por supuesto) con su compañero de Wham o con su primer verdadero amor, quien le hizo aceptarse a sí mismo incluso en sus tiempos de chulazo y al que desgraciadamente el sida se lo arrebató sin piedad. Después vino la complicada aceptación por parte de sus padres de su homo identidad, y finalmente, su definitiva mudanza a los psicoparaísos artificiales.

La noticia que ha saltado hoy a los medios confirma que nuestro chico favorito sigue en plena forma, y que es un tío que va siempre preparado para cualquier eventualidad (lleva de todo porsiaca), uno de esos en los que se puede confiar. Como miembro convencido de la Asociación Hetero Pro-George Michael, desde esta mi privada cibertribruna, deseo expresarle mi eterna simpatía a tan estratosférico personaje. Él sabe que somos legión.

PD: Y aunque no sean horas, no me puedo resistir a cerrar este post sin mencionar la mejor canción de Navidad de la historia.



jueves, 18 de septiembre de 2008

El último Rock Star

Vs. los niños buenos de la facul, aquí.

(El Señor Blogger Master no me deja colgar los videos directamente, ya me dirás qué le habré hecho yo, pardiez).

miércoles, 17 de septiembre de 2008

Mujeres, negros y marketing electoral

"Mr. McCain, oh héroe, escuche esto, porque creo que ya lo tenemos: los demócratas deben decidir entre un negro y una mujer para presentar su candidatura, ¿correcto? Bien, todo el mundo piensa que nada podremos hacer ante ninguno de los dos.

Se equivocan, Mr. McCain. Se equivocan.

A ver qué le parece esto: en el caso de que gane el negro, nosotros completamos nuestra candidatura con una mujer. Procuraremos que sea de las que piensan que dios existe y Darwin no, una guapa, sacada de algún concurso de belleza estaría muy bien, pero que dé un ejemplo de castidad y de follar ni hablamos -las encuestas llevan demasiados años señalando a Nuestras Hijas como las más guarrillas dentro de nuestro espacio geopolítico de influencia- y, por tanto, mano durísima anti-aborto. Como será una patriota, no le hará ascos a nuestras guerras para prevenir la paz, así que la gente entenderá sin problemas que en vez de abortar, se esperen unos añitos de crianza, 16, 17, que pasan volando, y después nos entregan a sus muchachos y muchachas no deseados, los enviamos por ahí para que los revienten, y todos contentos. Como es mujer, la mayoría de mujeres la votarán.

Los demócratas eligen candidata a la mujer: pues hacemos simplemente lo mismo. Cogemos un candidato a vicepresidente negro, fuerte, orgulloso de sus antepasados que recogían algodón en los campos del sur, y durante la campaña articulará discursos nostálgicos que demuestren cómo viven mucho peor desde que técnicamente se liberaron, que ahora están sometidos a la violencia en las calles y su mejor garantía de calidad de vida siempre fue la de atender las necesidades de las familias blancas de bien, dentro de un orden y una disciplina, y que todo lo que va más allá de saber leer y escribir está demostrado que sólo les complica la existencia. Como nuestro vice será negro, los negros nos votarán. En fin, Mr. McCain, no sigo porque, créame, siento cómo se acerca el día de verle jurar sobre la Biblia el cargo, con posibilidades que durante décadas escapaban hasta de nuestros más optimistas sueños."